fbpx

Las habilidades blandas en la empresa, ¿son interesantes o son necesarias?

El arte de reclutar talento sin tener dinero
26 junio, 2019

Como punto de partida, se hace necesario definir qué es una habilidad blanda, y no es más que un conjunto de herramientas intra e interpersonales complementarias a los conocimientos técnicos que se adquieren en la universidad y en la praxis de una profesión.

Las habilidades blandas son aquellas que permiten gestionar el día a día del ser humano, pues son básicas para tener una buena actitud frente a los desafíos, cambios e inconvenientes que se presentan en una jornada normal de trabajo.

Según estudios realizados por la Universidad de Harvard, el 85% del éxito del desempeño de una persona en su puesto de trabajo, depende del uso y destreza en las habilidades blandas.

A partir de este punto, resulta interesante nombrar entonces que beneficios trae para el individuo y la organización que todos estuviesen remando hacia esa dirección, estas son:

  • Gestión de las emociones, por lo tanto, mejor toma de decisiones
  • Mejora la comunicación 
  • Favorece el trabajo en equipo
  • Clima laboral adecuado y por ende una mayor productividad
  • Manejo óptimo del estrés 
  • Mejora del liderazgo 
  • Promueve el liderazgo en equipos de trabajo

Según estos beneficios entre muchos otros, es necesario para una organización invertir tiempo y recursos para desarrollar en cada uno de los integrantes que la conforman éstas habilidades y por otra parte y no menos importante, reconocer los talentos de sus integrantes y nuevas incorporaciones para ponerlos en beneficio del empleado y de la organización, favoreciendo sin duda alguna el bienestar y clima laboral.

“Las empresas contratan a sus empleados por sus habilidades técnicas y los despiden por la carencia de habilidades blandas”

Neurociencia y la relación con las emociones y capacidad de decidir 

Para una mayor comprensión, es importante saber cómo la Neurociencia ha puesto en evidencia la conexión que tiene el cerebro y su bioquímica con las emociones. 

Entender la reacción del ser humano frente a un evento sea del carácter que sea, tiene su origen en las experiencias que están guardadas en la memoria emocional y la forma como transfiere esa información al sistema límbico y su procesamiento o no en el lóbulo frontal (más exactamente en la corteza orbitfrontal), dependiendo si se queda atrapado en un secuestro amigdalino.

Por otra parte, el sistema activador reticular ascendente (SARA), también juega un papel importante, ya que ayuda a focalizar al cerebro en aquellos objetivos que se propone y que son relevantes.

Teniendo en cuenta, los dos aspectos que se han mencionado anteriormente, la habilidad para gestionar las emociones tiene pilares fundamentales en los que el ser humano puede influir y reconducir, entrenando su cerebro y creando hábitos saludables.

¿Cómo entrenar el cerebro en estos aspectos? 

A continuación te explicamos dos opciones para entrenarte.

  1. Procurar vivir experiencias agradables / positivas que te permitan tener una química favorable para que en momentos de estrés, confusión o enfado sean tu carta blanca. El cerebro vive en un eterno presente, por lo tanto, cuando recuerda vuelve a activar los neurotransmisores que le procuraron vivir dicho evento con intensidad, es por esto, que frente a un momento de intensidad emocional poco beneficioso, traer a la mente esa experiencia agradable con todo lujo de detalles, permite activar dopamina, endorfinas y oxitocina entre otros. (un ejemplo de cómo hacerlo en el lugar de trabajo, puede ser teniendo una foto o algo que le ayude a conectar con un momento entrañable o especial o escuchar una canción que le transportar a ese instante, etc), esto hace que las emociones se transformen y por ende la manera de enfrentar la complicación o dificultad que está viviendo.
  1. Ten objetivos claros y acompañalos  de pensamientos favorables, pues dan una dirección clara al SARA para ayudarte a focalizar, de esa forma, se centra su atención en lo que está buscando y no en aspectos que le desvíen de su meta. Ejemplo: encontrar aspectos que te ayuden a realizar el trabajo que te ha sido encomendado sin focalizar tu atención en los obstáculos, más bien en las soluciones frente a ellos.

Lo aquí descrito son tan sólo dos aspectos importantes en el desarrollo de las habilidades emocionales, sin entrar a fondo en ellas, además cabe resaltar que trabajarlas es un proceso que puede hacerse con herramientas a corto plazo (permiten activar la bioquímica adecuada), mediano plazo (trabaja cambio de hábitos emocionales) y largo plazo (paradigmas y creencias).

Por lo tanto, potenciar las habilidades emocionales a nivel empresarial, lleva consigo un trabajo enriquecedor ya que fomenta una mejora a nivel laboral, y a nivel personal colabora en el equilibrio emocional en todos los ámbitos de su vida.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que no todos los trabajadores podrán llegar a desarrollar de la misma forma las habilidades emocionales o blandas, debido a que cada ser humano trae consigo unos talentos naturales que se lo facilitan o no.

La afirmación anterior, rompe con el paradigma “todos somos buenos para todo” que aparte de generar estrés también produce frustración, cuando después del esfuerzo y la voluntad no observamos los resultados que esperamos.

Y ¿Por qué sucede esto?, la explicación reside en el modelo científico de la Dr.Benziger, que explica la conformación de nuestro cerebro,  dividiéndolo metafóricamente en 4 dominancias cerebrales, en donde cada uno de ellas presenta un estilo de pensamiento, habilidades y talentos naturales específicos  que le permiten al individuo brillar, ser realmente una estrella y maximizar la efectividad de su potencial.  

Cada persona tiene una dominancia principal y en un equipo de trabajo resultaría de gran importancia reconocer la que tiene cada integrante pues cuando se tiene un líder de cada dominancia, se dice que se trabaja a cerebro integral, y son estos equipos los que garantizan la efectividad y confiabilidad en un 100%.

Como conclusión, nos gustaría resaltar que:

  • Las habilidades blandas son necesarias en todas las organizaciones pues permiten mejorar el bienestar del empleado y aumentar la productividad.
  • Estas habilidades se pueden aprender y entrenar gracias a técnicas sencillas, sin embargo, la constancia de la práctica denotará que formen parte diaria del individuo. 
  • Es de vital importancia conocer los talentos naturales del personal según su dominancia cerebral principal y así garantizar y maximizar el verdadero potencial de cada uno de ellos.
Yudy Vega
Yudy Vega
Profesional especialista en Inteligencia Emocional, Neuroventas y Neurocoaching. Trabaja desde 1994 con el fin de suplir una necesidad inherente al ser humano, la felicidad, ello se traduce en, brindar herramientas sencillas de integrar que le ayuden a gestionar sus emociones, por ende sus pensamientos, que finalmente se verán reflejados en sus actitudes y en la obtención de resultados diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Empezar gratis