Cómo crear un sistema de métricas eficaz para tu empresa

Ya cuando nos organicemos empezamos a ¿organizarnos?
Ya cuando nos organicemos empezamos a ¿organizarnos?
22 enero, 2019
Le tengo pánico a vender
Le tengo pánico a vender
22 febrero, 2019
Cómo crear un sistema de métricas eficaz para tu empresa

Probablemente, a estas alturas, habrás escuchado alguna vez la palabra métrica, indicador, KPI… ó quizá, todavía, no sabes de qué estamos hablando. Lo que está claro, es que apelando a la lógica, todos sabemos lo que es un indicador en la vida, pero ¿qué tiene que ver con la consolidación empresarial? Y lo más importante, ¿para qué me sirve? Pues querido lector, como breve resumen de lo que viene a continuación, lo es TODO para tu negocio. T-O-D-O.

Una métrica, indicador o KPI es básicamente un número que de forma objetiva me dice cómo están funcionando las cosas en mi negocio. Ahora bien, a la hora de hablar de métricas es importante que diferenciemos entre métricas de resultado y de progreso. La mayoría de los empresarios estamos habituados a las métricas de resultado. Por ejemplo, la facturación, los beneficios o lo que tengo que pagar de IVA son métricas de resultado. En general, son métricas que ayudan poco a tomar decisiones de cara a alcanzar un objetivo mayor.

Imagina que quieres ir del punto A al punto B. Sabemos que el camino más corto es la línea recta, sin embargo, en tu empresa, te darás cuenta de que muchas veces tienes que ir ajustando la ruta a los diferentes desafíos que van apareciendo en tu camino. Aunque herramientas como el ciclo gerencial nos ayudan a ir afinando este proceso, sin métricas, saber cuándo tenemos que volver a corregir el rumbo se convierte en algo muy complicado. Por ello, tenemos que emplear métricas de progreso, es decir, aquellas métricas que podemos ir ajustando para que cuando llegue el momento de medir esa facturación o beneficios, hayamos tenido alguna opción previa para poder corregir y alcanzar el objetivo deseado.

Cómo crear un sistema de métricas eficaz para tu empresa Gráfico

Una vez tenemos claro cómo diferenciarlas, vamos a aprender los requisitos que deben reunir para ser de utilidad. Toda métrica debe ser:

  • Numérica: aunque estemos tratando de medir indicadores subjetivos, como puede ser, por ejemplo, la calidad del servicio, tenemos que darle siempre forma numérica. De esta manera, también será comparable entre períodos de medición.
  • Accionable: nos debe llevar a tomar decisiones de forma ágil para cambiar las estrategias.
  • Alineada: debe ser coherente con nuestra estrategia global actual. Es decir, que no empleemos métricas con el fin de decorar nuestro plan de consolidación.
  • Comprensible: debemos tenerla por escrito y haberla compartido con todo nuestro equipo. Es fácil, especialmente al principio, olvidar cómo habíamos definido una métrica, la manera de calcularla o su utilidad. ¡Ponlo por escrito!

Una vez definido tu sistema de métricas, esto, debe convertirse en una herramienta, tanto para ti como para todos los miembros de tu equipo, con la que orientar todas las estrategias que llevéis a cabo y tomar decisiones de forma ágil. El objetivo de implantar este sistema es ser capaces de corregir ágilmente antes de que sea demasiado tarde. Recuerda que menos es más, no se trata de fijar métricas por fijarlas ni de cuantas más mejor, el objetivo es tener la cantidad adecuada alineada a nuestra estrategia.

Si quieres cambiar o mejorar algún aspecto de tu negocio, prueba a implantar una métrica y verás cómo el subconsciente de todo el equipo se pone a trabajar para orientar toda la energía a que aparezcan las estrategias adecuadas que impulsen ese indicador hacia su objetivo.

Define tu métrica principal

Esta métrica, también conocida como OMTM (The One Metric That Matters / La única métrica que importa), responderá a la siguiente pregunta: ¿cuál es nuestra métrica principal?

Es decir, ¿cuál es el indicador, que si aumenta, hará que indudablemente nuestra empresa funcione mejor? Recuerda que no es conveniente que ese indicador sea la facturación o los beneficios ya que debería ser una métrica de progreso y no de resultado.

Ahora es el turno de las métricas secundarias

Una vez esté definida la métrica principal, debes elegir 2 o 3 más que contribuyan directamente a su crecimiento. Es importante que sean métricas que se contrarresten. Piensa que tu foco y tu equipo irán hacia aquello que estés midiendo.

Por ejemplo, si pones el foco en producir «más rápido», por inercia, tu negocio se enfocará en esa dirección y podrás prestar servicios o entregar productos mal acabados. Sin embargo, si introduces métricas que midan la calidad, no solo te enfocarás en producir más rápido, sino en producir más rápido sin perder calidad.

Y no te olvides de las métricas de cada área

Una vez esté clara tu métrica principal y aquellas que le siguen, es necesario que desarrollemos las métricas que tiene cada área de nuestra empresa. Es decir, aquellos indicadores que directamente miden el rendimiento de dicha área y cómo está contribuyendo a alcanzar la métrica principal y las secundarias.

Es fundamental que previamente hayas definido el organigrama y la estructura de tu organización aunque estés solo.

Cada cuánto medir

¿Una vez al año? ¿Estamos locos? ¿Cuánto cambia tu empresa en una sola semana? Cuanto más pequeña es la pyme, más rápido evoluciona y más importante es medir los resultados que producen cambios dentro de ella. Para ello, te aconsejo que actualices tus métricas de forma semanal o quincenal como mínimo. No es necesario hacerlo todos los días, aunque si tu negocio cambia a alta velocidad o tienes recursos para hacerlo, es recomendable.

Recuerda que medir también tiene un coste y aunque es un coste absolutamente imprescindible en tu empresa, tiene que estar equilibrado entre el coste que supone medir y el beneficio que va a tener para nosotros a la hora de tomar decisiones.

Aprende ahora a crear tu propio sistema de métricas

Te aconsejo que eches un vistazo al curso básico gratuito online de consolidación empresarial que tenemos disponible aquí y donde ampliamos el contenido sobre las métricas. Dentro del curso, también encontrarás una plantilla en Excel / Google Sheets para que puedas usarla fácilmente como herramienta de medición de tus métricas.

Álvaro Martínez
Álvaro Martínez
Empresario de corazón. Fundador de Método Consolida. Apasionado ante la vida y los negocios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Empezar gratis

APRENDE ONLINE A CONSOLIDAR TU EMPRESA

Ya está disponible nuestro Curso Básico de Consolidación.

 

Aprende de manera gratuita los conceptos básicos para consolidar tu empresa.

 

Abandona el auto-empleo y conviértete en empresario.